comercio electronico
Estado nutricional. Exploración || Evaluación nutricional: métodos recientes
Eléctricos

 

Impedancia bioeléctrica

 

El método IB se basa en la determinación de las diferencias existentes en la conductibilidad eléctrica entre el tejido graso y el no-graso. Para ello se mide la impedancia de una débil corriente eléctrica (800 mcA; 50 KHz) que pasa entre el tobillo  y la muñeca del mismo lado de un individuo. La impe­dancia es directamente proporcional a la longitud del conductor (una distancia que es habitualmente una función de la altura del individuo) e indirectamente al área trans­versal. O sea, la impedancia es proporcional al cuadrado de la longitud del conductor (individuo), dividido por su volumen. Algunas situaciones clínicas, tales como deshidratación, ede­mas, ascitis pueden invalidar los resultados. Se necesita más experiencia con esta técnica, especialmente en niños, antes de que se pueda deducir su aplicabilidad.

 

Conductibilidad eléctrica corporal total

 

El método TOBEC está basado en los cambios que tienen lugar en la conductibilidad eléctrica de un sujeto cuando se le coloca en un campo electromagnético. La técnica depende de las diferencias en la conductibilidad eléctrica y en las propiedades dieléctricas del tejido graso y del no-graso. El sujeto en estudio se coloca en el interior de un solenoide por el que se hace pasar una corriente de 5 MHz. Esta induce una corriente en el sujeto, que crea un campo magnético secundario. La conductibilidad, que sirve como medición, es la diferencia entre los valores observados cuando el solenoide funciona y cuando está vacío. Es un método que necesita una instalación muy costosa y del que se tiene escasa experiencia en poblaciones infan­tiles, aunque se espera mucho de él, especialmente en niños hospitalizados.
Técnicas de imagen

 

Ultrasonidos

 

Ondas de sonido de alta frecuencia son emitidas por una fuente, penetran en la superficie de la piel y pasan a través del tejido adiposo hasta que alcanzan el muscular. En la fase intermedia entre ambos tejidos, algunas ondas se reflejan como ecos que retornan al aparato medidor de ultrasonidos. Este método permite determinar, también, el tejido muscular y en individuos obesos puede ser superior al que utiliza medidores del grosor de la piel. No es una técnica ampliamente utilizada, a pesar de su buena reproducibilidad y exactitud.

 

Tomografía computerizada (TC)

 

La TC está basada en la relación que existe entre el grado de atenuación de un flujo de rayos X y la densidad de los tejidos, a su paso. Con esta relación, se construye una imagen radiográfica bidimensional de la zona anatómica estudiada. Para ello se utiliza una matriz de elementos (pixels) variables en la intensidad luminosa. La exposición a las radiaciones ionizantes y el precio del aparato limita la utilización de la TC. No proporciona infor­mación sobre las características químicas de las estructuras que estudia.

 

Resonancia nuclear magnética (RMN)

 

Se trata de una técnica prometedora que permite cuantificar el tejido adiposo utilizando cualquier tipo de imagen seccional del cuerpo. Es posible valorar la grasa total corporal, aunque es una técnica costosa, tanto en tiempo como en dinero.

 

Infrarrojo próximo (NIR)

 

El principio del método consiste en la irradiación corporal con una bomba de rayos (casi-infrarrojos). El patrón de la radiación reflejada depende de las características de la absorción del tejido subyacente. Habitualmente se utiliza un aparato que utiliza dos longitudes de onda de luz a 940 y 950 nm. Las mediciones se realizan en el punto medio del antebrazo sobre la zona del músculo bíceps, asumiendo que la composición tisular de esta zona refleja la total del organismo. Una serie de ecuaciones de pre­dicción permiten interpretar la mediciones de las densidades ópticas que se producen y con ellas se estima la cantidad de grasa corporal.
 Absorciometría

 

Principalmente representada por la absorciometría dual por energía con rayos-X (DXA). El sistema DXA genera dos picos de energía fotónica de rayos X que penetran en los tejidos corporales. La cuantificación de los diferentes compartimentos corporales se realiza según la atenuación que experimentan los haces fotónicos en dependencia de las características y composición de los tejidos que atraviesan. Con este método se puede determinar la masa mineral ósea y la de tejidos blandos, cuya suma es la masa corporal total; o bien, si se obvia la masa ósea, se cuantifica la masa grasa y la masa no grasa de los tejidos blandos.

 

Además de las ventajas que proporciona en el estudio de la composición corporal, el DXA se considera un buen método para la valoración de la densidad mineral ósea en el niño. La precisión y exactitud de la técnica son buenas, el tiempo de medida es relativamente corto (menos de 20 min.), existen datos de referencia para niños y adolescentes, es una técnica segura (poca dosis de radiación:

Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad