Sistema digestivo || Intestinos delgado, y grueso
El yeyuno y el íleo son los segmentos proximales y distales, respectivamente, del intestino delgado y se encuentran distantes entre sí, unos 2.75 m. en el adulto.

El intestino delgado es el primer sitio donde se inicia la digestión y la absorción en el tracto gastrointestinal. Para optimizar las funciones la superfice del intestino delgado éste aumenta su área por medio de modificaciones de la mucosa. Primero, la pared del intestino se pliega en si misma, formando las llamadas valvulas conniventes. Son pliegues circulares que se proyectan unos 8 mm dentro de la luz intestinal, con lo se consigue aumentar tres veces la superficie de la pared. Además, miles de proyecciones digitales, denominadas villi hacen protusión sobre la pared del intestino y aumentan la superfice diez veces más. Los villi pertenece a la superficie de la mucosa formada por las células epiteliales del intestino delgado, o enterocitos, células especializadas para la digestión y absorción. Los enterocitos poseen unas finas evaginaciones denominadas microvilli (un enterocito puede contener 1500-2000 microvilli). Microscópicamente dan al enterocito una imagen “en cepillo”. Los microvilli aumentan unas veinte veces más el área absortiva. En total, las características anatómicas descritas para el intestino delgado hacen que su superficie absortiva aumente una 600 veces, lo que significa que puede ser de unos 300 m2.

En la parte más profunda de los villi se encuentran las criptas de Leibekuhn, en las que se hallan unas células de rápida mitosis. Por ello, nuevas células pueden rápidamente migrar para mantener el contínuo reemplazamiento de los enterocitos, las cuales van alcanzando, en su migración, la parte superior de los villi. Células de las criptas son, también, las células de paneth, globulosas, secretoras de moco, y las células enterocromafines, que realizan actividades encocrinológicas. Otras células, del tejido linfoide, constituyen las placas de Peyer, que contienen linfocitos T y B. Este tejido linfático proporciona una línea defensiva frente a microorganismos y a otros sustancias ingeridas con la alimentación.

El intestino grueso o colon comunica con el delgado por la válvula ileocecal. Contiene una gran población de bacterias, e interviene, principalmente en la absorción de líquidos (hasta 5-7 litros diarios) y de algunos electrolitos, así como en actividades que favorecen la salida de las heces por el ano. La mucosa del intestino grueso contiene gran cantidad de criptas de Lieberkuhn, que secretan gran cantidad de moco. Esta habitado por más de 400 diferentes especies de bacterias, algunas de las cuales producen nutrientes que pueden absorberse, entre los que se incluyen vitamina K, biotina y ácidos grasos de cadena corta, como acético, propiónico, butírico, etc. La composición de las heces consta de, aproximadamente, 30% de bacterias, 10% de grasas, 10-20% de materia inorgánica, 2-3% de proteínas y 30% de fibra no digerida, y componentes de los jugos digestivos, tales como bilirrubina y sus metabolitos, que dan el color a las heces. El olor característico lo proporcionan productos como indol, escatol, mercaptanos, súfidos de hidrógeno y otros más, dependiendo del tipo de las bacterias colónicas.

foto

Referencias:
- BRODY T.: Nutritional Biochemistry. (2ª ed),  Academic Press, San Diego, 1999
- CHESHIRE A.: Lo Esencial en Aparato Digestivo.  Ed Harcourt-Brace, , 1998
- GUYTON A.C.: Tratado de Fisiologia Médica. (10ª ed),  Ed. McGraw-Hill Interamericana, , 2001
- MACKENA BR, CALLANDER R.: Fisiología Ilustrada.  Ed. Churchill, , 1993
- WILDMAN, REC. MEDEIROS, DM.: Advanced Human Nutrition.  Boca Ratón, CDC , USA, 2000
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad