Alimentación || De la mujer que lacta
La lactancia es propia de animales mamíferos y se basa en la capacidad de la madre para proporcionar el alimento ideal para sus hijos. En cuanto a energía se refiere es la manera más eficiente de proporcionar las necesidades requeridas por el lactante.

Una nutrición apropiada es importante para una madre que lacta. Su alimentación debe cumplir tres finalidades:
1. restaurar reservas alimenticias después del embarazo y del parto
2. proveer suficiente energía para la lactancia al pecho y para el desarrollo del nuevo niño
3. proporcionar energía adicional a la madre para realizar sus actividades físicas.

La madre debe comer una dieta variada y balanceada. No es necesario realizar una, excesivamente rica en nutrientes, pues la alimentación tiene tan solo escasas repercusiones en la producción y la calidad de la leche. De hecho, el contenido de la leche humana varía muy poco entre distintas madres, aunque reciban dietas muy diferentes.

Las primeras seis semanas después de dar a luz (postpartum)

No es este el período ideal para que una madre comience a limitar la ingesta de calorías con objeto de conseguir el peso previo al embarazo. La carencia de alimentos y de energía puede hacer que se encuentre cansada y con pocas ganas de realizar sus actividades diarias. Por el contrario, debe consumir alimentos densos nutricionalmente, ya que de esa manera favorecerá su propia salud. Conviene que siga las indicaciones de su propio apetito y que realice una ingesta abundante de líquidos con objeto de compensar los que se encuentran en la leche materna.

Después de las primeras seis semanas de dar a luz

En este período de tiempo la madre ha adquirido ya suficiente experiencia. Realiza una actividad rutinaria diaria y está adaptada a una nueva forma de vida. Las preocupaciones más frecuentes residen en: a) si el niño se alimenta lo suficiente para que tenga un crecimiento normal y b) tiempo que tardará en recuperar el aspecto físico previo al embarazo

Contenido de la leche de mujer

La lactancia materrna es la mejor manera de alimentar a un niño desde el nacimiento hasta los 4-6 meses. El contenido en nutrientes de su leche cambiará de forma natural para acomodarse al crecimiento del niño y mientras lo haga satisfactoriamente no debe existir preocupación alguna. A partir de los 4-6 meses puede comenzar la introducción de alimentos sólidos en la dieta del niño.

Una nutrición apropiada sigue siendo importante para la madre puesto que todavía necesita consumir suficiente energía para reponer sus reservas alimenticias y proporcionar el adecuado alimento para su hijo. Idealmente, debe comer una dieta equilibrada y variada, e insistir en alimentos densos en nutrientes.

Actividad física de la madre lactante

Para reemprender la actividad física previa al embarazado es muy importante que la madre lactante coma adecuadamente. Sus necesidades energéticas diarias son de unas 2200-2500 calorías, pero no debe preocuparse en calcular la cantidad de caloría ingeridas, pero sí en no eliminar de su dieta alguno de los grupos de alimentos, pues cada uno de ellos proporciona nutrientes requeridos para su recuperación y actividad física

Nutrientes de la dieta de la madre lactante

El gasto de calorías durante la lactancia corresponde a la energía contenida en la leche más la necesaria para producirla. Se requieren 900 Kilocalorías para la producción de un litro de leche, una tercera parte de ellas proveniente de las reservas maternas acumuladas durante la gestación y el resto se deriva de las adiciones dietéticas. Si los requerimientos de energía se han colmado durante el embarazo, la madre comenzará la lactancia con unas 36.000 Kcas almacenadas en sus depósitos de grasa.

Proteínas
Es necesario la ingesta de proteína de alto valor biológico para cubrir las demandas maternas y aportar aminoácidos esenciales que se encuentran en la leche con objeto de lograr un óptimo crecimiento y desarrollo del niño. Si la cantidad de proteína no basta para cubrir las necesidades corporales de sostén y las de la leche secretada, se consumirá tejido materno.

Grasas
Comer, pricipalmente grasas insaturadas. Los aceites de girasol, maíz y oliva proporcionan ácidos grasos esenciales para el desarrollo del sistema nervioso del niño lactante

Vitaminas
El contenido de las vitaminas liposolubles de la leche materna no se afecta por la dieta ni por el estado nutricional de la madre. Se recomienda aportar una adición diaria de: vitamina A, 400 ER, vitamina D, 2.5 mcg, vitamina E, mEq de alfa-tocoferol

En la leche materna, la concentración en vitaminas hidrosolubles depende del estado nutricional de la madre. El aporte adicional diario convendría que fuera: vitamina C, 40 mg, tiamina, 0.5 mg., riboflavina, 0.5 mg., piridoxina, 0.6 mg., ácido fólico, 100 mcg, cianocobolamina, 0.5 mcg.

Minerales
Las cantidades diarias adicionales recomendadas son: calcio, 500 mg, fósforo, 500 mg, hierro, 20 mg, magnesio, mg, zinc, 6 mg, Yodo, 50 mg.

Alimentación adecuada

Idealmente, las madres deben comer una dieta equilibrada y variada. Además del alimento requerido normalmente por su propio organismo, una madre necesita alimento adicional para producir leche para su niño. Una mujer lactante necesita unas 500 calorías más al día que otra que no lacte. Algunas de las calorías que se gastan de esta suplementación sirven para perder peso después del embarazo. Es importante comer, tanto como sea posible, alimentos de todos los grupos: frutas, verduras, pan, cereales, y los ricos en proteínas.

Algún nutriente, como por ejemplo el calcio, que es particularmente importante, se encuentra en la leche, el yogur, el queso y el helado. Aquellas madres que tienen intolerancia a los productos lácteos debe consumir necesariamente otros alimentos que aporten el mineral calcio.

Si están elegidos cuidadosamente, los tentempiés pueden ser una importante fuente alimenticia. Lo son por ejemplo: manteca de cacahuete, queso y galletas, requesón, mezcla de fruta desecada y de frutos secos, macedonia de frutas, huevos hervidos duros, verduras crudas, pequeños trozos

Es importante que la madre lactante satisfaga su sed. Los líquidos recomendados son: agua, zumos de fruta, jugos vegetales, leche y sopa. Es aconsejable que adquiera el hábito de beber cada vez que amamante.

Fumar, beber alcohol y/o café

Ciertas sustancias, tales como nicotina, alcohol, cafeína y otras drogas, se deben evitar tanto como sea posible. Si una madre fuma, debe hacerlo alejada del lugar donde se encuentre el niño y por lo menos 1y1/2 hora antes de dale el pecho. Debe limitar las bebidas con cafeína y evitar las alcohólicas.

Recapitulación de las recomendaciones básicas

Conviene que la mujer lactante:

Aumente su ingesta calórica hasta unas 2.500 kcal diarias. Incluso puede superior a esa cifra si planea continuar lactando durante más de tres meses. Hay que tener cuidado con los dulces. Conviene comer en su lugar alimentos ricos en proteínas.

Coma alimentos que contengan ácido fólico, se encuentra abundantemente en espárragos, col, maíz, garbanzos y espinaca. Otros alimentos, como harina de trigo y zumo de naranja se han enriquecido con ácido fólico.

Consuma 1.200 mg de calcio al día. Una dieta balanceada proporciona unos 800 to 1.000 mg de calcio al día. Por tanto, puede ser necesario un suplemento de calcio. Alimentos ricos en calcio son: lácteos, verduras crudas, almendras y castañas.

Consuma 15-20 mg de zinc al día. Se encuentra en huevos, carne, harina de trigo y cebada. Puede ser necesario la ingesta de suplementos de zinc

Realice cinco comidas al día, tres básicas y dos tentempíes. Cada tentempié es un buen momento para beber líquido. Pero no beba excesiva cantidad de líquido ya que, en algunos casos, puede reducirse la producción de leche

No fumar. La nicotina pasa directamente de la leche al niño.

Evite el consumo de alcohol. Pasa, por intermedio de la leche, al niño y, en cantidades importantes puede afectar al desarrrollo y crecimiento del niño.


Referencias:
- MASSE-RAIMBAULT AM.: Las mujeres embarazadas o madres lactantes. En, La alimentación humana. Coordinación: H Dupin, J-L Cuq, M-I Malewiak; C Leynaud-Rouaud, A-M Berthier.  Bellaterra, , 1997: 441-451.
- GOLDMAN L, JC BENNETT.: Salud de la mujer. En, Cecil Manual de Medicina Interna (21ª ed) (eds) L Goldman , JC Bennet.  McGraw-Hill Interamericana, , 2002: 537-548
- MATAIX J, LOPEZ M.: Lactación. En, Nutrición y alimentación humana. II Tomos (eds) J Mataix.  Ergon, , 2002: 819-834
- DUYFF R J.: For woman only. En, A.D.A. Complete food and nutrition guide (2ª ed) R L Duyff..  Wiley Sons, , 2002: 429-449
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad