comercio electronico
Estado nutricional. Exploración || Evaluación nutricional: laboratorio de bioquímica
El laboratorio de bioquímica se utiliza, principalmente, para detectar estados deficitarios subclínicos, de forma comple­mentaria a otros métodos de valoración del estado nutricio­nal: dietéticos, clínicos y antropométricos. En general, en la valoración del estado nutricional es recomendable el uso de una combinación de análisis o prue­bas.

 

Pruebas bioquímicas estáticas

 

Las pruebas bioquímicas estáticas se agrupan en dos grandes categorías: a) medición de un nutriente en líquidos o tejidos biológicos, bien sangre total o algunas de sus frac­ciones, o bien orina, pelo, saliva, líquido amniótico, uñas, piel y mucosa bucal; b) medición de la excreción urinaria de nutrientes, generalmente minerales, vitaminas hidrosolu­bles y proteínas.

 

Pruebas funcionales o dinámicas

 

Las pruebas funcionales o dinámicas consisten en: a) me­dición de la producción de un metabolito anormal (p. ej., excreción aumentada de ácido xanturénico en la deficiencia de vitamina B6; b) medición de los cambios en las activi­dades de ciertos componentes enzimáticos o sanguíneos (p.e.:  hemoglobina en sangre, déficit eritrocitario de glutation-peroxidasa, de glutation reductasa y de transquetolasa, y c) valoración de las funciones fisiológicas o conductales derivadas del déficit de un nutriente específico.

 

Valoración del estado proteico

 

La mayor parte de las proteínas corporales se encuentran en el músculo esquelético (30-50% del total proteico) y una pequeña cantidad en forma de proteínas viscerales (proteínas séricas, hematíes, granulocitos. linfocitos, hígado, riñón. páncreas y corazón). Tres son los tipos de análisis que se consideran: proteínas somáticas, excreción de metabolitos en orina y balance nitrogenado.

 

A) La medición de una o más de las proteínas séricas es el método frecuentemente utilizado para la valoración del estado de las proteínas transportadoras. El hígado es el principal órgano de síntesis de la mayor parte de estas proteínas:
- Albúmina: en el organismo humano la cantidad de albúmina es de 3-5 g/kg de peso corporal encontrándo­se más del 50% fuera del espacio vascular. Su biosíntesis está disminuida por falta de proteína dietética, estrés fisiológico, hepatopatía, hipotiroidismo y presencia excesiva de cortisol sérico.
- Transferrrina: es una betaglobubulina sérica transportadora de hierro, sintetizada principalmente en el hígado, que se encuentra casi totalmente en el espacio intravascular.

 

-         Prealbúmina: también conocida como transtiretina y prealbúmina unida a tiroxina. Se sintetiza en el hígado y sirve como una proteína de transporte para tiroxina (T4) y de transporte de la proteína ligada a retinol. Debido a su corta vida media y escasa cantidad total corporal (0.01 g/kg) se considera un marcador sensible de la nutrición proteica y además responde más rápidamente que la albúmina y la transferrina a los cambios en el estado proteico.

 

- Proteína ligada a retinol: es una proteína hepática que transporta retinol cuando se complementa con la prealbúmina. Sus concentraciones se alteran rápidamente ante la deficiencia de proteína y de energía y tras un adecuado tratamiento nutricional.

 

- Somatomedina C (IGF-I): es un péptido producido por el hígado en respuesta a la estimulación de la hormona de crecimiento. Realmente no es una proteína sérica. pero se trata de un marcador sensible del estado proteico.

 

- Fibronectina: glicoproteína sintetizada por diversos tipos de células (hígado, endotelio, fibroblastos). Tiene una vida media de tan solo 20 horas. A diferencia de las proteínas antes consideradas la fibronectina no es tan dependiente del hígado. La deprivación nutricional da origen a bajas concentraciones séricas que vuelven a la normalidad con la terapéutica nutricional.

 

B) Las pruebas más frecuentemente utilizadas de excreción de metabolitos proteicos por orina son:

 

- Excreción de creatinina: se deriva del catabolismo del fosfato de creatinina, un metabolito presente en el tejido muscular. Por tanto, la cantidad total de masa muscular existente en un orga­nismo puede valorarse indirectamente con esta prueba. El índice más frecuentemente usado para expresar la excreción de creatinina es el de creatinina/talla (ICT)
                       Creatinina urinaria 24-horas (mg/día) x 100
          ICT  =  --------------------------------------------------------
                     Creatinina urinaria 24-horas (según talla, edad y sexo)
Un ICT de 60-80% representa un moderado déficit de masa muscular corporal; el déficit es grave, si es inferior al 60%.

 

- Excreción 3-hidroxiprolina: la 3-hidroxiprolina urinaria es un producto derivado de componentes del colágeno de tejidos calcificados o no. Para su valoración se utilizan los índices hidroxiprolina: creatinina (IHC) y el de hidroxiprolina (IH)
 
                              Hidroxiprolina (mg) por 24 horas
                  I.H.C. =---------------------------------------------
                                    Creatinina ( mg) por 24 horas
En niños el IH es semejante al anterior, pero en este índice se introduce un factor de corrección, que es el peso
                         Hidroxiprolina (mg) por  ml de orina
                   I.H. = --------------------------------------------------
                            Creatinina (mg) por ml de orina
 - Excreción de 3-metil-histidina: metilhistidina es un ami­noácido que se encuentra exclusivamente en la actina de las fibras musculares esqueléticas y en la miosina de las fibras blancas. Al catabolizarse estos productos se libera 3-metilhistidina, que se elimina por la orina.

 

C) Se denomina balance nitrogenado a la medida de los cambios que tienen lugar en la proteína corporal. El método se basa en la aceptación de que casi todo el nitrógeno corporal se incorpora al componente proteico. Como la proteína corporal contiene 16% de nitrógeno (Nitrógeno = Proteína (en gramos)  / 0.25). Se dice que un individuo se encuentra en balance nitrogenado cuando las ingestas son adecuadas para reemplazar las pérdidas endógenas de nitrógeno y el crecimiento del pelo y de las uñas. La expresión numérica es:
          Balance nitrogenado = I - (U - Ue) + (N - Fe) + D
en donde I = ingesta de nitrógeno (gramos de proteínas / 6,25); U = nitrógeno urinario total; Ue = nitrógeno urinario endógeno; N= nitrógeno eliminado en las heces (como proteína no absorbida); Fe = pérdidas de nitrógeno fecal endógeno; D = pérdidas dérmicas de nitrógeno. Si se utiliza el nitrógeno ureico urinario para valorar el balance nitrogenado, la ecuación más habitualmente em­pleada es:
                                                 Ingesta proteica (g)
Balance nitrogenado estimado = -------------------------------  -  Initrógeno ureico urinario (g) + 41
                                                                      6,25

 

Si se conoce la ingesta de nitrógeno y la excreción urinaria de nitrógeno ureico, puede hacerse una estimación de la utilización de proteína por medio de la fórmula:
 
                                              I                       (NUU + NP) x 6,25          
Utilización de proteína - ----------   =  -------------------------         
                                            6,25                           I
en donde I es ingesta de proteína (g); NUU  nitrógeno (g) ureico urinario, y NP  pérdidas de nitrógeno (aproxima­damente 0,1 por cada kilogramo de peso ideal).
Bibliografía
·        Bueno M, Sarría A. Exploración general de la nutrición. En: Galdó A, Cruz M, eds. Tratado de exploración clínica en pediatría. Barcelona: Masson, 1995: 587-600.
·        Bueno M, Moreno LA, Bueno G. Valoración clínica, antropométrica y de la composición corporal. En: Tojo R, ed. Tratado de nutrición pediátrica. Barcelona: Doyma; 2000. p. 477-490.
·        American Academy of Pediatrics. Pediatric nutrition hand­book. 3ª ed. Assessment of nutritional status. Illinois: Elk Grove Village, A. A. P, 1993.
·        Sarría A, Bueno M, Rodríguez G. Exploración del estado nutricional. En: Bueno M, Sarría A, Pérez-González JM, eds. Nutrición en Pediatría. 2ª Ed. Madrid: Ergón, 2003: 11-26.
Sarría A, Bueno M. Exploración del estado nutricional en el niño. En: Pombo M, ed. Tratado de endocrinología pediatrica. 2ª edición. Madrid: Diaz de Santos, 1997: 1135-1156
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad